NUESTRA SEÑORA DE LA PURIFICACION

DESCRIPCION DE LA IMAGEN

La imagen de Nuestra Señora de la Purificacion es una escultura perfecta, expresiva y artistica en todos sus detalles fisionómicos. Mide 61 cm de altura y esta esculpida en cedro. Fue hecha para vestirla de telas, por lo que el interior de su cuerpo esta pontado de color verde oliva, excepto la cabeza, el cuello, piernas y brazos. Su torso y cintura estan muy bien figurados, calza sandalias de estilo romano pintadas en tonos dorado y cafe con un moño al frente.

Su rostro, de forma oval e inclinado hacia la izquierda, tiene facciones muy bien delineadas y perfectas; la nariz recta, sus ojos son de cristal, con iris color cafe claro y pestañas de pelo; las cejas ligeramente levantadas, están pintadas en tono color cafe. Su tez es blanca y las mejillas y boca sonrosadas, cubierta de un barniz poco brillante. La cabeza de la imagen tiene una cabellera pintada en color castaño con una partidura en medio y con el pelo recogido en la parte posterior. Sobre este pelo, lleva una cabellera postiza color rubio oscuro.

Tiene la mano derecha en actitud de sujetar una candela y con el brazo y mano izquierdos sostiene al Niño Jesús, cuya figura es del mismo estilo de la virgen, con su pierna izquierda un poco levantada sobre la derecha y sus brazos abiertos.

HISTORIA

El origen de la Imagen de Nuestra Señora de la Purificación. Es evidente que habiendo dedicado el Capitán Juan Fernández de Hijar el Real de Minas de Guachinango a la Purificación de Maria en el siglo XVI en que descubrió a la Santísima Virgen en esta advocación fue desde entonces reconocida como Patrona de estos minerales que por eso durante siglos llevaron por nombre “REAL DE MINAS DE LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE GUACHINANGO” como aparece en actas de la Época Colonial en libros de Archivo Parroquial, y por consiguiente comenzaron a rendirle culto en la primitiva Capilla donde hacia 1570 administraba los Sacramentos de los mineros el Br. D. Francisco Álvarez y para esto es lógico que adquieran alguna imagen en esta advocación, pequeña como las de aquel tiempo a la que honraban con gran devoción pues consta que todavía en 1800 se celebraba solemne festival para honrarla, aunque únicamente el 2 de febrero de cada año y en cuyo honor mas tarde una cofradía de la que consta su existencia porque a partir de 1765 se menciona en los libros del Archivo Parroquial con el nombre de “COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA ” y personalmente puede leer el libro de Matrimonios del Archivo Parroquial, que abarca de los años de 1772 a 1877 nombres que allí se menciona de personas difuntas pertenecientes a dicha Cofradía de Nuestra Señora de la Candelaria. En inventario del pasado siglo XIX se hace mención de la antigua Imagen Titular de la Candelaria, como así aparece en el Libro de Gobierno Num. 2, Pág. 37 vuelta donde en el inventario levantado el 23 de abril de 1867 por el Sr. Cura, D. Luís G. Puerto, aparece esta partida: “ESTATUAS Y CUADROS: Una ESTATUA CHICA DE LA CANDELARIA”

 

Mas ignoro si esta primitiva Imagen de la Candelaria se destruiría, o la eliminaron por el prurito de sustituirla por otra nueva mas hermosa y artística, aunque tengo vehementísimas sospechas que vino a parar y es la que aun conserva en poder del piadoso vecino de Guachinango, D. David Sánchez, cuya esposa, Dña. Felipa Dueñas (en Paz Descansen) la guarda en un rincón de su habitación dentro de un nicho de madera con su cristal. Porque su antiquísima e idéntica en tamaño pequeño, forma, figura y colorido oscuro, con ojos pintados, boca y nariz diminuta, a la Virgen de la Candelaria veneradísima en Santa Anita, extramuros de Guadalajara, y por eso la llaman “NUESTRA SEÑORA DE SANTA ANITA” y esta data del final del siglo XVI y principios del siglo XVII. Aun podría decirse que ambos son obras de la misma mano, en un mismo molde de rostro, y no solo son semejantes sino idénticas y esto es que aguijonea mi presunción.

La imagen actual de la Candelaria, llamada de la Purificación , que hoy se venera en Guachinango data de 1880. un escritor de Guachinango relata que el Sr. Cura. D. José de Jesús Casillas refería que esta imagen era: “De origen Guatemalteco y se dice que durante la primera mitad del siglo XIX fue traída a Guachinango por el Sr. D. Julián Ponce de Santiago que fuera después el primer Presidente Municipal que tuvo este Municipio”. Pero es evidente que el Sr. Cura Casillas no escudriño el archivo parroquial por lo que se atrevió a asegurar semejante infundió falso, porque allí consta que la imagen fue mandada hacer a Guadalajara por el Sr. Cura, D Jesús Silva quien recibió la administración de esta parroquia que le entrego el Sr. Cura D. Antonio Mercado, el 17 de julio de 1877 y en el “LIBRO DE GOBIERNO NUM. 3” , abierto en 1872 por el Sr. Cura, D. Antonio Mercado, en la foja 180, aparece el acta de la Bendición de la Actual Imagen de la Candelaria , tan venerada hoy con el titulo de “NUESTRA SEÑORA DE LA PURIFICACIÓN ” y en literalmente traslado integra: “BENDICIÓN DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA CANDELARIA , PATRONA DE LA POBLACIÓN .

En la parroquia de Guachinango al primer día del mes de febrero de 1880: en la puerta Oriente del atrio y en medio de una numerosa concurrencia de fieles, estando asistentes y con vela en mano la Autoridad Política , acompañada del vecindario, e igualmente la Sociedad Católica de Señoras cuya presidente y demás miembros del campo acompañaron el ACTO DE LA BENDICIÓN DE LA IMAGEN PATRONA , NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA , que tuvo lugar a las 6 de la tarde del día antes referido, en medio de jubilo mas entusiasta de fe, veneración y religiosidad hacia tan dicha Madre que por la primer vez se daba por medio de la Bendición hecha por el Párroco a reconocer al pueblo fiel, como Madre y Protectora a quien debía volver sus ojos y dirigir sus oraciones en sus necesidades. Después de la bendición fue conducida al Templo en procesión, hermoseando el acto y emocionando y llevando a todos los habitantes la noticia por medio de un repique a vuelo que se daba, los cohetes, y las sinfonías armónicas de música de viento: Siguiendo a continuación las Solemnes Vísperas, concluyendo con la Misa de Función que se canto al día siguiente (2 de febrero) y que la Iglesia Nuestra Madre ha dedicado al culto de la Madre de Dios. Y como un testimonio de ello y de informe para la parroquia que se perpetué, lo asiento en este Libro de Gobierno. El que firma Jesús Silva”.

Así vino quedando entronizada en el Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de Guachinango la nueva Imagen de la Purificación como Titular y Patrona tradicional de la Parroquia y la cual se nombre en un inventario posterior, en la siguiente partida: “IMAGEN DE ESCULTURA Y PINTURA: Una de la Santísima de la Candelaria con vestido de raso; 1 vestido de raso de la misma Imagen”. Aun recuerda el vecindario que la Imagen escapo en cierta ocasión de ser sacrílegamente profanada y quizá destruida. Tal sucedió el 27 de mayo de 1914 en la llamada Revolución Carrancista, en que el cabecilla revolucionario Ignacio Soto con una indisciplinada soldadesca tomo la Plaza de Guachinango y un soldado llamado Evaristo X en vano hizo intento 3 veces de entrar a caballo al Templo de la Virgen y la bestia no solo se rehusó a entrar sino que doblo su rodilla en la puerta de la Iglesia y el felón penetro a ella y profano los vasos sagrados libando vino en un cáliz y consumada su acción sacrílega al salir de allí tropezó y callo dándose un golpe en la cabeza en la silla del caballo donde se hizo un agujero. De allí se paso al Mineral del Rojo donde acamparon y al mes falleció a consecuencia de la caída, y el vecindario lo juzgo como castigo del Cielo por sus atrevimientos sacrílegos. También en el vecindario considera como un gran favor del Cielo que estando todos muy angustiados en aquellos aciagos días de la Revolución la Iglesia Parroquial fue convertida en cuartel y en caballeriza quedando allí la Imagen de la Virgen de la Purificación y esto no obstante la Imagen fue rescatada conservándose ilesa hasta el día de hoy.  

 El 1º de febrero del año de 1980, cumplió la Santa Imagen su PRIMER CENTENARIOen la Parroquia de Guachinango, que fue llevada a este pueblo en año de 1880.

Carta de coronación a la imagen de la Sma. Virgen Maria en el año de 1980

 

ORACION A NUESTRA SEÑORA DE LA PURIFICACION

¡Oh Reina y Madre de la Purificación! Entra en nuestros hogares que te pertenecen no solo como reina y señora si no como Tierna Madre, derrama sobre nosotros las bendiciones que reservas para tus mejores hijos, pues aquí todos somos hijos tuyos aunque no te veneramos y honramos como tu lo mereces pero todos somos hijos tuyus bendice y custodia nuestra casa, presérvanos del mal, de la peste, del rayo, de los hombres impíos y de toda cualquier calamidad, toma parte de nuestras alegrías y endulza nuestras amarguras y cuando llegue la muerte a llenarnos de duelo tu seas quien llene el vacío que quede en nuestras familias. Oh Madre de la Purificación quédate con nosotros y que tu bendición nos acompañe siempre.